X
SUSCRIBITE AL BLOG
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  EMPRESA
X
¿QUÉ TE GUSTARÍA LEER?
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  COMENTARIO
ENVIAR >
Feb 2021
Compartir en:

CÓMO PREPARAR EL BORDE DE LA RED PARA UN TRABAJO DISTRIBUIDO

Con el avance del teletrabajo, el borde de la red cumple un rol fundamental. Las empresas deben preparar su infraestructura para distribuir los recursos de red, la nube, incorporar inteligencia y asegurarla. El enfoque SASE (Secure Access Service Edge) permite controlar el acceso y protegerse frente a las amenazas.

Cuando en 2019 Gartner acuñó el término SASE (servicio de borde de red de acceso seguro), no se imaginó que apenas unos meses después, todas las organizaciones se verían obligadas a abrazar el trabajo remoto y empujadas a lanzar soluciones que permitieran un acceso seguro a sus redes empresariales.
Los negocios digitales y la tendencia hacia la computación del borde de la red habían empezado a invertir los requisitos de acceso, con cada vez más cantidad de usuarios, dispositivos, aplicaciones y servicios localizados por fuera del perímetro de la organización. Y aunque en 2019 todavía la fuerza de trabajo remota no era masiva, ya se vislumbraba un futuro complejo, de ambientes multicloud, redes distribuidas y una cada vez mayor adopción de soluciones en la nube. El 2020 llevó esa visión a la realidad.

La inversión en infraestructura de nube pública creció un 47,8% anual para junio de 2020, alcanzando 14.100 millones de dólares.

Datos de IDC indican que en el segundo trimestre de 2020 el gasto en infraestructura de IT en la nube había sobrepasado por primera vez a la infraestructura tradicional. La inversión en infraestructura de nube pública creció un 47,8 por ciento anual para junio de 2020, alcanzando 14.100 millones de dólares mientras que la nube privada registró un crecimiento del siete por ciento anual, hasta 5.000 millones de dólares. Las nubes privadas on-premise alcanzaron el 64,1 por ciento de este total.
En América Latina, IDC estima que el mercado de infraestructura en la nube crecerá en un 26,7 por ciento para 2021. La compañía también espera una aceleración de la inversión en tecnologías de edge o de frontera, impulsado por el teletrabajo y los cambios en el modo de operar por parte de las organizaciones. La necesidad de entregar infraestructura, aplicaciones y recursos de datos a ubicaciones de borde estimulará la adopción de nuevas soluciones de red y borde centradas en la nube, alcanzando respuestas más rápidas a las necesidades comerciales, además de ser la base para impulsar la resiliencia digital a largo plazo.
 
Retos a la seguridad
 
El covid-19 y el teletrabajo masivo presentaron nuevos desafíos al ampliar el perímetro de seguridad de una organización hacia miles de redes domésticas protegidas por niveles de seguridad muy variables. En su último reporte de amenazas, la compañía de seguridad informática Sophos indicó que el provisionamiento de permisos de acceso, visibilidad limitada de los activos, recursos en la nube y falta de auditoría hacen que los ambientes sean más vulnerables a las ciberamenazas y el malware. En el último año, el 34 por ciento de las organizaciones indicó haber sufrido malware. El 29 por ciento registró exposición de datos y el 28 por ciento, ramsonware. El 25 por ciento de las organizaciones vio comprometidas sus cuentas y 17 por ciento, tuvo alguna situación de cryptohacking.

En el último año, el 34% de las organizaciones indicó haber sufrido malware. El 29% registró exposición de datos y el 28%, ramsonware. El 25% de las organizaciones vio comprometidas sus cuentas y 17%, tuvo alguna situación de cryptohacking.

Para Gartner, la complejidad de este nuevo entorno multicloud, en la nube y con redes distribuidas, junto a la necesidad de desencriptar e inspeccionar el tráfico encriptado, llevará finalmente a la consolidación de las áreas de networking y seguridad como servicio, en un acceso seguro de borde de red que pueda ser entregado a través del cloud. De esto se trata SASE.
De acuerdo con la definición creada por Gartner, SASE es una arquitectura que une un conjunto de tecnologías de funciones de seguridad de red como gateways (SWG), agente de seguridad de acceso a la nube (CASB), firewall como servicio (FWaaS) y redes zero trust con capacidades de WAN como SD-WAN para dar soporte a las necesidades de seguridad de las organizaciones. Estas capacidades se ofrecen en la modalidad como servicio, basados en la identidad de los usuarios, contexto en tiempo real y cumplimiento de políticas de seguridad.
 
Un mercado en expansión
 
Durante 2020 proveedores como Cisco, Fortinet, Aryaka, VMWare y Cato Networks han aprovechado la oportunidad para lanzar al mercado sus propias capacidades SASE. Además, en el marco del MEF Forum se establece un grupo de trabajo para determinar cuáles serán los elementos que compongan a SASE. El propósito del grupo es crear un estándar de SASE para que proveedores de servicios de telecomunicaciones, proveedores de SD-WAN, seguridad, nube y otros puedan tener un marco común que permita dar soporte a múltiples casos de uso, incluyendo computación en el borde de la red móvil (MEC).
Las perspectivas de crecimiento de este enfoque son prometedoras. Se espera que el servicio de acceso seguro al borde de la red crezca a un ritmo constante anual (CAGR) del 116 por ciento entre 2019 y 2024 de acuerdo con cifras de Dell’Oro Group. La consultora señala que las empresas que buscan mayor simplicidad en el networking y la seguridad -tradicionalmente las pequeñas y medianas empresas- serán las que impulsarán la demanda por este tipo de servicios. No obstante, también avizora un interés de las grandes compañías por soluciones SASE.
 
Las ventajas de SASE
 
Cisco define a las ventajas del modelo SASE en tres grandes categorías: simplicidad, seguridad y escalabilidad. De acuerdo con la compañía, con cada vez más organizaciones trabajando de forma remota, poder simplificar el despliegue de nuevas capacidades de red y seguridad es más importante que nunca. La adquisición de componentes individuales y la integración entre elementos de networking y seguridad permite ahorrar tiempo y dinero, además de ayudar en la operación diaria.

Cada vez más organizaciones trabajando de forma remota, poder simplificar el despliegue de nuevas capacidades de red y seguridad es más importante que nunca.

En términos de seguridad, la arquitectura SASE permite mejorar la postura de la organización y alcanzar una mejor defensa frente a los ciberataques. Y para coronar, la arquitectura puede proveer conexiones de red de forma rápida, flexible y escalable, habilitando una conexión de alta performance para cada usuario, independientemente de donde se encuentre.
Gartner posiciona a SASE como una tecnología incipiente pero que ya cuenta con el apoyo de grandes proveedores que aseguran que integrar en una única arquitectura el networking y la seguridad permitirá a las compañías atravesar mejor el nuevo modelo de operar de forma remota y distribuida. Con el trabajo de estandarización en el MEF y el reacomodo de las ofertas comerciales de SD-WAN, FWaaS y CABS, SASE empezará a dejar de ser una promesa para convertirse en realidad.
 
¿Qué te pareció la nota?

Suscribite a nuestro blog

Recibí un resumen mensual de contenido de TrendIT sobre novedades y soluciones digitales para la evolución de tu negocio.